¿TIENES TU VIVIENDA A LA VENTA? Ten paciencia: puedes llegar a tardar más de un año en venderla


El último informe de Tinsa llega con dos conclusiones muy claras bajo el brazo: la primera, que los precios de la vivienda no evolucionan de forma homogénea en toda España y, la segunda, que la venta de una vivienda puede llegar a ser un proceso lento.

La tasadora asegura que, de media, los precios de las casas han subido un 1% durante este año, con las regiones de Cataluña, Madrid y Baleares al frente de los encarecimientos. En cambio, y como muestra de las dos velocidades que mantiene el mercado residencial, en nueve provincias y diez capitales la estadística aún muestra descensos de precios que superan el 5%.

Coincidencia o consecuencia, lo cierto es que esta heterogeneidad de la vivienda en España puede alargar el proceso de venta. Para comprobarlo, basta echar un vistazo al tiempo que, de media, se tarda en traspasar una propiedad en cada una de las 52 provincias.

Mientras, según Tinsa, la media nacional se sitúa en 10,2 meses, en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla se tarda tres veces menos, mientras que en 20 provincias el plazo se prolonga más allá del año, llegando incluso a situarse por encima de 15 meses en Ávila, Segovia, Álava y Cantabria, que cierra el ranking con una media de 18,6 meses.


Los plazos más representativos

Por encima de la media española hay 30 provincias, aunque no en todas ellas el plazo de venta de una vivienda supera el año. En Cádiz, Huelva, León, Islas Baleares o Cuenca, por ejemplo, se tarda de media menos de 11 meses, mientras que en Burgos, Almería, Murcia, Huesca y Lleida se quedan por debajo del año.

Pero, como asegura la tasadora, "muestran plazos de venta significativamente superiores a la media nacional las provincias de Álava, Segovia, Ávila, A Coruña, Salamanca y Vizcaya, todas por encima de los 14 meses a la hora de cerrar la transacción, y Cantabria, por encima del año y medio".

En cambio, las provincias donde más rápidamente se encuentra comprador son Ceuta (3,7 meses), Melilla (5,3 meses), Soria y Santa Cruz de Tenerife, ambas con un plazo medio de siete meses.

Muy cerca de ellas se encuentran Madrid (7,2 meses) y Zaragoza (7,6 meses), que mejoran los registros de Navarra (9,1), Sevilla (10,1) o Barcelona (10,2).

En el caso de las cinco mayores capitales de España, la más líquida es Madrid, con un plazo de venta de 5,8 meses, seguida de Barcelona (6,1 meses), Zaragoza (6,5 meses) y Sevilla (9,5 meses). Valencia se desmarca como la única donde la venta puede retrasarse más de un año (su promedio es de 13,5 meses).

Noticia vista en :
http://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2015

Comentarios